La fille des voyages

18 Oct

Hace ya algunos años, cuando viví en Canadá, una gran amiga me bautizó como la fille des voyages. Casualidad o profecía, la verdad es que tras  aquel momento, los viajes, los cambios de residencia y las mudanzas han conformado los principales elementos de mi vida. Y la verdad es que este movimiento constante a veces cansa, pero también te aficiona. Para mi, viajar es una de las mejores experiencias: el placer de observar rostros y paisajes, andar por calles desconocidas, poner palabras nuevas en mi boca… calma mi ansia por conocer y me ayuda a crecer interiormente.

Precisamente os vengo a contar todo esto porque hace muy poquito regresé de ¡unos días de vacaciones! Esta vez me marché solita, con la mochila a mis espaldas y el ambicioso plan de conocer Buenos Aires, el Parque Nacional de la Chapada Diamantina y Salvador de Bahía. 10 días en total. Viajar en solitario ha sido muy gratificante para conocer lugares, gentes, otros viajeros y… a mi misma.

Commmendo

26 Sep

Apenas unas horas para que el domingo termine. Acabo de cenar una ensalada ligerita ya que la actividad más repetida durante este fin de semana ha sido… comer. Brasil es un país con una gastronomía excelente, además de productor de frutas y verduras exóticas, cereales, carne, café y ¡azúcar!

En São Paulo, todos estos ingredientes llegan hasta los miles de restaurantes de todo tipo y se transforman en platos exquisitos para el gozo de sus habitantes. El viernes precisamente fui a una pizzería que tengo cerca de casa, bastante famosa. Aunque no os parezca nada especial, la pizza es la comida predilecta de los paulistas y como los brasileños son muy creativos y adictos a la comida… han inventado miles de tipos de pizza y para comerlas todas, cosas como el rodizio de pizza: comer porciones de todas las pizzas que vayan saliendo hasta de postre. De postre quiero decir pizza dulce, de fresa y chocolate, de plátano, canela y mozzarela, o helado.


El sábado por la mañana, antes de un café en mi barrio chic, compré un “pão de queijo”. Una pelotilla crujiente que cuando la muerdes aparece una masa gomosa que la primera vez que comí pensé que era chicle salado😄 A los nativos les encanta y los comen a todas horas, como un aperitivo suculento para matar el gusanillo o con el café del desayuno.

Por la tarde, convoqué a unas amigas para investigar una misteriosa tienda de “cupcakes” a 5 minutos de mi casa (peligro!!!), las magdalenas con cobertura que se han puesto de moda en todo el mundo pero todavía no había probado!!! Casi casi me siento como la protagonista “zampona” de la película brasileña Estômago (2007) que para acabar de rematar he visto también este fin de semana, recomendable por cierto para conocer más de mi dieta actual.

Y esta tarde gris hemos ido a curiosear por Liberdade, pero antes hemos pasado por el mercado que se pone los domingos y nos hemos comprado un “pastel”, una especie de empanadilla frita rellena bacalao, o queso, o pollo, etc. Una vez en el barrio japonés, nos hemos paseado también por los puestos de comida. Aquí es imposible no comer. Y he merandado unos dorayakis recien hechos, los pastelillos del Doraemon, acompañado de un zumo fresco de guayaba, mmm! Me empiezan a apretar los pantalones, ayyyyyyy!

Continuaré con más entradas ricas de alimentación!

La lluvia llega a las cinco y media

23 Sep

La primavera ha llegado a… ¡São Paulo! (aunque me acabe de pintar las uñas de un baby blue que aquí llaman “Glacial”). La primavera es mi estación favorita y seguramente la de casi todo el mundo. A pesar de que aquí nunca sabes como vestirte😄 Lo que a fin de cuentas acaba siendo perfecto porque gozas de total libertad para experimentar combinaciones extrañas e inimaginables, algo muy típico de aquí. Por ejemplo, en uno de mis últimos viajes, en la fila de facturación delante de mi había una chica con sandalias de tirillas y… guantes de lana. 

De todos modos, es mejor no complicarse mucho, porque si te abrigas un poco hará calor y viceversa. Los últimos días están siendo de lo más inestables: calor matinal, viento frío a mediodía, calor suficiente como para poner el aire acondicionado por la tarde en la oficina y cuando termino de trabajar camino a casa, acostumbra a caer un chaparrón. Así y todo, siempre me pilla sin paraguas. Pero no me importa mojarme, después de dos inviernos consecutivos estoy muy contenta y preparada para aprovechar de la primavera antes de volver a mi tercer invierno del año. Y para contagiar mi alegría, os dejo unas fotos que tomé en el Jardín Botánico, un lugar de ensueño que sorprendentemente está en São Paulo.

Por cierto, para este fin de semana el pronóstico es de lluvia las 24h, grrr

Palabra de Darma

21 Sep

Todavía tengo muchos posts en el tintero, pero esta vez quiero escribiros  algo fresco! Este domingo me fui hasta Cotia, una población a 35 minutos de São Paulo, para conocer el templo budista más grande de Latinoamérica: el templo Zu Lai. La verdad es que me gustó bastante y también me sorprendío, pues no tenía visto ningún lugar para dicho culto. ¿Hay alguno en España?

Por si no sabéis, los brasileños son muy creyentes, muito. No importa la religión, pero aquí cada cual dedica su fé a alguna. La Iglesia Evangélica, por ejemplo, es una de las más populares y detrás se esconde un gran negocio, pero volvamos a los budas. Supongo que el templo Zu Lai tiene que ver con que Brasil concentra la colonia de japoneses más grande del mundo. En São Paulo, tienen su barrio en Liberdade, donde actualmente conviven con chinos y coreanos.

Tras dar un paseo por el templo y su jardín, me acerqué al interior, de donde venían unos cantos en sánscrito. Mientras husmeaba la misa, que había empezado a las 9h y no terminó hasta las 12h, un monje se acercó hasta mi y me ofreció hacer una reverencia con incienso. Me mostró como coger el palito con las dos manos y colocarlo de forma horizontal en mi frente, mientras daba gracias a buda con los ojos cerrados. Una vez terminada mi oración, me enseñó que tenía que pincharlo en un pequeño altar hasta que se consumiera. Luego me obsequió con un papelito muy bien enrollado, un mensaje, y una estampita! Al abrirlo pude leer las palabras de Darma y me vino a la mente los mensajitos de los Yogitea o las galletitas de la suerte🙂 Curioso me pareció también que para entrar, las mujeres entramos por un lado y los hombres por otro. La misa se hacía en chino y luego traducían a portugués, pero yo sólo escuché unos minutos del final.

Por cierto, tienes la posibilidad de degustar la comida vegetariana de los monjes al terminar la misa. Eso sí que no me lo perdí, mhhh!

Mira donde andas

14 Sep

Una de las cosas que más me llamó la atención al llegar a São Paulo (y que de vez en cuando me sigue creando algún problema) es que el peatón es un cero a la izquierda. Sí, ni se te ocurra cruzar un paso de zebra pensando que el coche va a parar, ojito. Y es que con tanto tráfico, los coches se están adueñando de la ciudad…

A esa dificultad se suman los escasos semáforos para los pedestres, así que cuando quieres cruzar, tienes que mirar el semáforo de los coches. Y para acabar de rematar, no hablemos del estado del asfalto. No sé como estarán las otras ciudades de Brasil, pero aquí, estoy a punto de besar el suelo un par de veces por día (empíricamente comprobado). La acera cambia continuamente de material, me contaron que eso ocurre porque es cada comercio o edificio el que la mantiene. Y las limpian muchísimo, cada mañana me despierto escuchando como frotan los adoquines cerca de mi casa. A veces piso algún charco de camino a la oficina y ayer me tropecé con una manguera salvaje (!).

Si me quejo es porque de la oficina a mi casa hay 3Km y muchas tardes me gusta volver caminando. ¿Qué va a ser de mis piececillos mimados en Europa? Menos mal que en mi familia tengo a un par de podólogos😄

¿Cuántos arcoíris puedes ver en 2 días?

11 Sep

Uno de los lugares más maravillosos que he visitado en mi vida son las cataratas de Iguazú. Pasé un fin de semana a finales de agosto, en el que el tiempo, la casualidad y la compañía, me permitieron explorar el parqué a fondo, tanto lados brasileño y argentino (ya tengo sello de Argentina en el pasaporte, jeje).

Algunas veces el mero hecho de contemplar las obras de la naturaleza me reporta una sensación muy agradable, una mezcla de felicidad saciada, de momentos únicos en los que puedo sentir la grandeza de vivir. En Iguazú, esta sensación fue continua ^^

Ya he visitado lugares y… Brasil es un país dónde se puede experimentar esa sensación bastante a menudo!

Motoristaaa!

2 Sep

Me voy a estrenar con un entrada más suculenta, ¡textualmente! Me hace mucho ilusión que estéis curios@s y me pidáis que os cuente más cosas sobre mi vida diaria🙂 Lo voy a hacer, pero ya sabéis que empecé a escribir con 80 días de retraso…

No sé si a todos os pasa, pero yo acostumbro a tener palabras favoritas en cada lengua. Algunas por su sonoridad o significado, y otras, simplemente, porque me hacen gracia. En portugués (brasileiro, claro) no he tenido que complicarme demasiado para convertirme en una gran fan del “você“: Pronombre de la 2ª persona del singular, o sea, tú. Con la única diferencia de que también es “usted” y siempre va acompañado por la forma verbal de la 3ª persona del singular.

Sin embargo, me encanta escuchar estas dos: “motorista” y “cobrador”. Supongo que se debe al tiempo que paso en el autobús o ónibus. Efectivamente, este es el medio de transporte por excelencia en São Paulo y me gustaría saber el total de líneas que hay en la ciudad, pero para que os hagáis una idea, aquí no esperas al 11 o al 72. Cada bus tiene entre 4 y 6 dígitos y yo llevo un fajo de post-it en el bolso para saber si tengo que montar en el 5100-10, el 7458-10, etc.

Motorista es conductor en portugués y cobrador, pues, eso. Esta mañana estaba conversando precisamente con el segundo antes de mi parada para saber cuantos pasajeros íbamos dentro y oficialmente me ha dicho que el autobús tiene lugar para 104, pero que debíamos ser unos 174. Estoy segura que los autobuses de Brasil son los más resistentes del mundo. A modo de curiosidad os voy a dejar el link de CAIO, la empresa fabricante de todos los autobuses que he visto aquí, con el modelo al que más subo, el bioarticulado topbus, con cuatro puertas a cada lado. ¡Ya parezco una experta en automovilística! En fin, entre el gentío que vamos dentro, cada dos por tres se puede escuchar: ¡Motoristaaa desceee! para que aguante más tiempo con la puerta abierta o para que no se olvide de abrirla (!). Y vaya, que a mi me sigue haciendo bastante gracia.

Para los que se pregunten por el cobrador os explico brevemente. Hacia la mitad del autobús hay un barrote a modo de puerta giratoria. Al lado se sienta el “cobrador”. Es bastante práctico ya que sería imposible que el conductor controlase a toda la gente que va subiendo. Se puede pagar en efectivo (2,70R) o pasar con la tarjeta “Billete único” que se recarga en estaciones de metro o quioscos (es un billete de transporte integrado). La mayoría de las veces el cobrador es muy útil si no tienes muy clara la parada y hasta avisa cuando has llegado al lugar. (Uno va y le dice: “Cobrador, me avisas cuando cuando lleguemos a tal” y… también me hace gracia).

Ah! Entonces lo habéis deducido ya: si no pagas, no puedes bajar. El tema del autobús está dando bastante de sí, pero voy a terminar esta entrada y ya os cuento más cosas otro día.😉

Río de Janeiro

30 Aug

Hace unas semanitas visité Río…

¡Al fin! sólo me ha llevado… el nombre de este blog

25 Aug

Hola amig@s,

la mayoría de vosotr@s sabe de mi nuevo destino en São Paulo (Brasil).  La idea era abrir un blog a mi llegada para manteneros informad@s de mis andanzas pero… la cosa se ha ido demorando. ¡Al más puro estilo brasileño! Así que aprovecho el tiempo perdido para bautizar mi blog, evocando de paso al mítico Willy (aunque el nombre original que le puso Verne es Phileas).

Y sí, tras pensar que ya era demasiado tarde para comenzar la aventura bloggera, he hecho caso de algunas voces amigas e insistentes. Así que allá voy. Quién sabe en lo que se convertirá este blog. De momento, mi único objetivo es compartir con tod@s unos minutos con mayor frecuencia, como si no estuviera tan lejos. Si de paso consigo que os echéis una carcajada o mostraros alguna cosa nueva, todavía mejor.

¡Bienvenidos a mi blog! os invito a pasar más momentos conmigo.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.